Maria Fernandez Gutierrez

mf pelo corto5Presentarse en estos días parece ser una cosa difícil, aunque poder definirse debiera ser sencillo. Recuerdo haberme definido en mi último libro como: mujer, maga, madre, panadera, cuentacuentos, soñadora, idealista, decidora libre. Admiro a todos los seres vivos, la armonía y el amor que debiera atravesarnos en lo cotidiano, y la convivencia en plenitud respetándonos entre todos los reinos… incluidos “los humanos”. Escribo y cuento cuentos, y una de mis tareas específicas es ESCUCHAR. Vivo de eso, y me da infinita alegría hacerlo… e ir comprendiendo cómo es ver y sentir la vida en “diferentes zapatos”. Hace unos diez años comencé dos caminos maravillosos, que como imaginarán, es “uno solo”. Salí literalmente, mochila al hombro, a buscar historias orales por todo el país, eso se llamó CAMINANDOCUENTOS y me llevó inicialmente un año de pueblo en pueblo, ciudad en ciudad, camino en camino…  Un día entre pueblo, ciudad y camino comencé a recibir palabras de las piedras, y fue claro que ESCUCHAR es simplemente “estar en el otro” como puedo estar en mí. ¿Lo han experimentado? Así, después de dudar, como compete a los humanos… después de comprobar, como también compete a los humanos… pero sobre todo de CONFIAR, supe que más allá del acto biológico de oír, escuchar es mágico, es saludable, es esencial es vivir en estado de conciencia de todo lo que somos y podemos llegar a ser. ¿Quién soy yo? Alguien muy parecido a usted.   En la revista Tantágora he publicado: SOMOS LO QUE AMAMOS. Apartado Va de Pensar. Número 18 Junio-Diciembre 2015